¿Cómo hacer una costura invisible a mano?

Coser, figura entre los trabajos manuales más funcionales y versátiles que pueden aprenderse; la cita de hoy es con un tipo de puntada ideal para darle mejor acabado a las prendas, pues la costura invisible las remata de manera fina y bonita. Lápiz, papel y a tomar nota de los sencillos pasos con los que volverse un experto en esta clase de puntadas.

¿Para qué se recomienda la costura invisible?

La principal particularidad de la costura invisible a mano es la de ser invisible por el lado derecho de la prenda, motivo por el cual, se recomienda para hacer los dobladillos cuando no se quiere vea nada por delante.

Atendiendo a ello, no es de refutar que sea el tipo de puntada ideal para tejidos delicados y trajes de alta costura como vestidos de novia, por ejemplo. Asimismo – el igualmente denominado punto de escala – sirve para cerrar una costura sin mostrar puntos de sutura al cerrar stuffies, la unión del borde de la colcha y un agujero de inflexión.

¿Cuándo no utilizar la costura invisible?

En contraparte, la puntada invisible no está indicada para brindar la agilidad o resistencia de un pespunte a máquina, entendiéndose lo inadecuada que puede resultar en prendas casuales que vayan a tener mucho trote; en palabras más simples, persigue más fines estéticos que durabilidad, claro, esto no quiere decir que se vaya a descoser a la primera lavada, sino que no resiste tanto uso – y abuso – en comparación con otras puntadas.

¿Cómo hacer una costura invisible?

El primer paso para la realización de la costura invisible es enhebrar la aguja, cuidando de atar un nudo en el extremo, a continuación seguir los siguientes pasos:

  1. Insertar – de adentro hacia afuera – la aguja en uno de los extremos que se pretenden unir y tirar de ella hasta capturar el nudo.
  2. Siguiendo la misma dirección, insertar la aguja en el lado opuesto de la abertura, es decir, en otro extremo del nudo para traer – en el mismo lado – de vuelta al hilo por 1/8 de pulgada de largo.
  3. Repetir la operación del otro lado, y volver a hacerlo durante unas 5 veces más como máximo.
  4. Tirar del hilo de las costuras para conseguir que se reúnan todos los puntos ocultos.
  5. Continuar el procedimiento hasta completar todo el agujero que se quiere cerrar; llegado al final, halar el hilo y atar el último punto. 

Si bien la labor de costura ha finalizado, no se deberá cortar aun el hilo, sino ocultarlo ¿Cómo? Tomando la aguja e insertándola al lado de su nudo para retornarle de vuelta en torno a una pulgada de distancia.

Por último, tirar del hilo y cortarlo lo más próximo que se pueda al borde a fin de que los extremos queden en el interior. ¡Listo! Se tendrá una costura de acabado profesional perfecto para esas prendas en las que las puntadas externas no lucen bien. Si al principio no sale como se espera, un poco de paciencia y a seguir intentándolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *